Detalle del libro

titulo del libro

La agricultura en el desarrollo capitalista español (1940-1970)

8,00 € Comprar

Joaquín Leguina / José Luis Leal / Jose Manuel Naredo

Editorial
Siglo XXI de España
Colección
Siglo XXI de España General
Materia
Economía
ISBN
978-84-323-0198-8
Dimensiones
13,5x21
N.° páginas
248
Año edición
1975
Precio sin IVA
7,69 €
Código
388
Descargas

Sinopsis

En el presente trabajo se estudia la contribución de la agricultura española al desarrollo industrial de la posguerra. Se analizan tres grandes temas: el papel desempeñado por la agricultura española como fuente de capitales para la industria, el papel que desempeña actualmente el sistema crediticio en este trasvase de recursos agrarios hacia otros sectores y la función del sector agrario como exportador de fuerza de trabajo.

La ausencia casi total de estudios sobre estos temas no es ajena al hecho de que la izquierda -más preocupada siempre que la derecha por el estudio de problemas estructurales- tratara de «demostrar» que la agricultura española, tal y como estaba configurada, lejos de contribuir al desarrollo industrial del país, sólo podía frenarlo. De ahí que se insistiera en el papel limitado que podía ejercer esta agricultura como mercado para la industria y se ignorara su enorme potencial como fuente de capitales, presentando como colofón la necesidad de una reforma agraria -burguesa o no- como condición «sine qua non» para lograr el desarrollo industrial -capitalista o no.

Pero los hechos, tan tozudos como siempre, siguieron su mar- cha y echaron por tierra estas hipótesis que se ofrecían como dogmas. Hoy nadie puede negar que el desarrollo industrial se ha producido en España sin que la reforma agraria haya tenido lugar. A la revisión de estos planteamientos espera contribuir este trabajo, avanzando otras interpretaciones que, a nuestro juicio, resultan más fructíferas.

En el epílogo a esta nueva edición se observa como algunas de las tendencias aportadas en la década de los sesenta se han visto reforzadas con posterioridad, eliminando de modo inequívoco la antigua capacidad de financiación del sector agrario, haciéndolo acreedor de ayudas antes inexistentes y modificando los rasgos esenciales de su funcionamiento.

Qué opinan los lectores

Añadir comentario